Cuando Simón Bolívar hizo un trámite consular en Chicago

7/08/2019

Chicago (Ago.7/19) Uno de los nombres que nos hacen sentir plenamente colombianos es el de Simón Bolívar, el Libertador de nuestra patria. Este año, se conmemora el Bicentenario de la Batalla de Boyacá, cuando precisamente el ejército colombiano al mando de Simón Bolívar selló la independencia política de un nuevo país llamado Colombia. Ese acontecimiento se llevó a cabo el 7 de agosto de 1819.

El trabajo consular puede resultar cualquier cosa, menos aburrido. Tiene momentos dramáticos, tristes, agotadores, pero también depara grandes satisfacciones espirituales, alegrías indescriptibles e incluso momentos curiosos o divertidos. Pues bien, hoy 6 de agosto de 2019, fecha cuando se celebra el aniversario de Bogotá, mi ciudad natal y en la víspera de la Batalla de Boyacá, se presentó en el Consulado General de Colombia en Chicago, Simón Bolívar a realizar un trámite y no estoy mintiendo.

Antes del mediodía, mi asistente Paola Sánchez, me pasa para mi autorización una certificación de supervivencia a nombre del Sr. Simón Bolívar, sin más nombres ni apellidos. Observo la cédula de ciudadanía, efectivamente no hay duda, la persona que acude hoy a realizar este trámite en particular es Simón Bolívar y empiezo a ver otras coincidencias. Don Simón es oriundo de Boyacá, el Departamento que le da nombre a la batalla memorable que mañana celebramos en Colombia. Además, es pensionado del Ministerio de Defensa.

Tengo oportunidad de invitar a Don Simón a mi oficina, conversamos un rato. Le hago saber que estoy maravillado con su presencia, que una persona cuyo nombre es igual al del Libertador de Colombia, se haga presente en el consulado, en la víspera del aniversario de la Batalla de Boyacá y sea oriundo de ese Departamento colombiano, resulta una oportunidad muy especial.

El Señor Simón Bolívar me comenta que durante toda su vida ha llamado la atención su nombre, incluso en el Ministerio de Defensa, cuando trabajó con varios oficiales, alguno le llamaba: “Mi General”, aunque él era trabajador civil. Al final, nos despedimos, le pido que nos tomemos una foto y le pregunto si puedo escribir sobre este encuentro, a lo que no tiene ninguna objeción. No puedo evitar pensar, desearle mucha suerte en la batalla del día de mañana.

Hoy ha sido un día histórico, faltando unas horas para la Batalla de Boyacá, Simón Bolívar, decidió visitar el consulado de Colombia en Chicago, la casa de todos los colombianos en esta parte de Estados Unidos.

Dixon Moya
Cónsul General

font + font - contrast